Lucita Soto López (1919-2006)

mareometro-julio-2022
Mareómetro de Lucita Soto López

La carnicera del Ojillo

Lucita Soto López (1919-2006)

Nacida en la calle del Medio, fue uno de los personajes populares del Ojillo de posguerra. Era hija de Primitivo Soto, miembro de la Agrupación Socialista en su primera época, de la que fue presidente en 1917 y candidato a concejal en 1920, y de la popular María López Peláez, que en 1922 puso un kiosko de frutas en el Cristo, y luego una tocinería. Con ella, al igual que ayudaba su hermano Primi, Lucita aprendería el oficio de carnicera.

Casada con Josetxu Palacio Olivares (1911-1988), hijo de Salvadora y Florentino, unos carranzanos llegados a la Villa a finales del siglo XIX y que tras distintas dedicaciones como la venta de cerdos en la plaza de la Ranchería, acabaron montando un horno, siendo muy populares sus viejos carros cubiertos con los que repartían su rico pan. Llegada la Guerra, Florentino perdió a su otro hijo, Eugenio, y él también murió en Nocedal cuando huía el día que entraron las tropas franquistas a la Villa.

Tras la Guerra, Josetxu siguió como panadero y ella abrió una carnicería en el nº 7 del Ojillo, donde vivía toda la familia Palacio, siendo muy recordada con su blanco delantal y sus puntillas, al margen de sus apreciadas morcillas, que junto con las de Javi Gárate en la calle del Medio fueron muy populares en la Villa.

Si ya su madre fue taquillera del cine Ideal, algo moderno entonces, a Lucita la encontramos formando parte de un grupo femenino, El Clavel, poco habitual también para aquella época.

De sus cuatro hijos, Alfre, Mª Jesús, José Andrés y Juan Carlos, recordaremos al primero, Alfredo Palacio Soto, (1940-2019) uno de los fundadores del Lora Barri, concejal responsable de Cultura y miembro de la Junta de Caridad del Hospital Asilo. Sus nietos Unai Zabala y Marta Palacio son un referente en la hostelería jarrillera.

Lucita Soto López (1919-2006)