“Las guerras banderizas fueron enfrentamientos intensos y continuados entre linajes”

entrevista jose manuel aparicio banderizos
El escritor José Manuel Aparicio, con un ejemplar de su novela ‘Banderizos’, reeditado el año pasado

Dentro de los actos del 700 aniversario, Portugalete llevará a cabo una representación de estas luchas, recreadas por el escritor portugalujo José Manuel Aparicio en su novela ‘Banderizos’

“Las guerras banderizas fueron enfrentamientos intensos y continuados entre linajes”

El próximo 10 de junio, dentro de los actos programados por el 700 aniversario de la Villa, tendrá lugar en Portugalete una representación de guerras banderizas, ¿en qué consistían estas luchas?
Fueron una serie de enfrentamientos ocurridos entre los siglos XIII y XV en el marco de una fuerte crisis económica, a la que se unió la peste negra de 1348. Esta crisis afectó a todos los estamentos sociales y, especialmente, a la pequeña nobleza, que vio peligrar sus fuentes de ingresos. La forma que tuvieron los señores de intentar mantenerlas y acrecentarlas fue el uso de una herramienta que conocían bien: la violencia. Es una guerra de enfrentamientos entre familias, menores pero muy intensos y continuados, que afectó no solo al País Vasco, sino a buena parte de Europa.

Tu novela ‘Banderizos’, escrita en 2016 y recientemente reeditada por Edhasa, trata sobre estas luchas, y la acción principal se desarrolla en Portugalete, ¿qué hechos se reproducen?
Lo que el lector va a conocer es el Portugalete de los banderizos, muy tensionado por los roces entre sus principales linajes, un Portugalete efervescente y visceral (al igual que las demás villas del señorío) en el que, por una mala mirada, por una palabra subida de tono, era fácil verse envuelto en una pelea mortal. En este ambiente enrarecido sobresale nuestro Lope García de Salazar, protagonista de la novela. Viviremos en sus calles, en su puerto, en su iglesia, en sus tabernas... Y, sobre todo, nos veremos envueltos en el conflicto entre la casa de Salazar y la todopoderosa casa burgalesa de Velasco, con el conde de Haro, Pedro Fernández, como enconado enemigo de Lope García. Este conflicto fue real y duró varias generaciones.

 

¿Cómo fue el proceso de documentación para este libro?
Complicado, como en casi cualquier novela histórica. La información de la que disponemos para este periodo es incompleta, aunque, por suerte, contamos con las ‘Bienandazas e fortunas’, la obra de referencia para el estudio de las guerras de bandos, escrita por Lope García de Salazar. También hay estudios muy buenos como ‘Torres de Las Encartaciones’, de Juan Manuel González Cembellín; la biografía ‘Lope García de Salazar, el primer historiador de Vizcaya’, de Sabino Aguirre Gandarias, o la ‘Monografía Histórica de la Noble Villa y Puerto de Portugalete’, de Mariano Ciriquiain Gaiztarro, entre otras. Cabe destacar que mi primera aproximación al mundo del Portugalete banderizo fue de la mano del archivero municipal, Roberto Hernández Gallejones, que atendió amablemente mis primeras consultas.

Hasta ahora tus libros, ‘Banderizos’ y ‘Bellum Cantabricum’, se han basado en épocas antiguas. Ahora que se celebra el 700 aniversario de la Villa, ¿qué destacarías sobre la Historia de Portugalete?
Su importancia histórica como catalizadora del comercio de la comarca y punto de referencia en el tránsito marítimo de mercancías, por estar a la vera del mar. Una villa que compitió con otras como Castro Urdiales o Bilbao, por ejemplo. Ahora somos una ciudad pequeña, pero en la Baja Edad Media Portugalete disfrutó de una amplia jurisdicción. Fue un pequeño imperio.

¿Te gustaría retomar a Portugalete como ubicación principal en alguno de tus futuras obras literarias?
Sí, es algo que tengo en mente, una novela entre el género histórico y el negro cuya acción transcurra en el siglo XIX. También tengo otra idea por ahí para el siglo XVII, una historia con aire naval y bélico. Pero no es algo que me plantee escribir a corto plazo.

“Las guerras banderizas fueron enfrentamientos intensos y continuados entre linajes”