Opinión

RECLAMACIÓN JUDICIAL DE GASTOS EXTRAORDINARIOS

Se puede reclamar judicialmente el pago de los gastos extraordinarios aunque en sentencia de divorcio o de separación o de medidas paterno filiales no se hayan determinado o se haya omitido cualquier referencia a los mismos.

Gastos divorcio
Gastos divorcio
RECLAMACIÓN JUDICIAL DE GASTOS EXTRAORDINARIOS

Estamos ante un gasto extraordinario cuando aquel es necesario, no periódico, e imprevisible, y no requiere acuerdo, sino comunicación al otro progenitor. Su imprevisibilidad y su necesidad serán determinantes a la hora de recabar o no el consentimiento del otro progenitor, aunque siempre es recomendable obtenerlo para evitar que, previamente a su consecución por vía ejecutiva, haya que darle ese carácter de extraordinario. Por norma general, los gastos escolares no son gasto extraordinario pero hay excepciones atendiendo al desembolso que suponen, pej. si hablamos de estudios en el extranjero y no hay acuerdo entre los progenitores, se tendrá en cuenta la necesidad o no de ese gasto para darle carácter extraordinario u ordinario.

Respecto a las extraescolares siempre que sean imprescindibles o se haya obtenido el consentimiento o la conformidad del otro progenitor, podrían ser considerados como gasto extraordinario y por tanto, se podrá solicitar la contribución del progenitor en la proporción marcada judicialmente.

En cuanto a los gastos derivados de los estudios universitarios, nos encontramos con dos posturas: las resoluciones que entienden que sí son extraordinarios, por ejemplo, cuando no se obtuvo nota necesaria para acceder a una universidad pública, y  aquellas otras para las que no lo son y los entienden incluidos en la pensión alimenticia. El criterio esencial que va a determinar si es o no asumible por quien no hizo el abono, es si el gasto es necesario o no pues, aunque no conociera su existencia, sí deberá asumir su pago. 

En muchas ocasiones, casi más importante que el gasto es saber si, quien lo reclama, lo comunicó a la otra parte, porque era necesaria esa comunicación, o si, por el contrario, no lo era. La jurisprudencia insiste en que no requieren acuerdo, sino “comunicación suficiente”. Además, señala que no toda falta de consentimiento o conocimiento determina la invalidez del gasto y la imposibilidad de reclamación. También es muy importante saber si han sido o no consensuados, y si los progenitores han llegado al acuerdo en cuanto a su determinación y pago. Del mismo modo, si fueron pactados en convenio como extraordinarios en caso de impago se acordará su ejecución. Es también frecuente que sean decididos unilateralmente por uno de los progenitores, en cuyo caso serán atendidos por quien decidió el mismo, que deberá soportarlo íntegramente salvo que la otra parte haya manifestado su conformidad con el mismo.

RECLAMACIÓN JUDICIAL DE GASTOS EXTRAORDINARIOS